ARLY JONES

EL HOMBRE QUE DIBUJABA DEMASIADO

Arly Jones es un tipo sencillo que habla despacio, como si cada palabra que pronuncia fuera un pensamiento. Nació en Callosa del Segura en 1968 y hoy, 47 años después, Arly Jones se ha convertido en un pedazo de historia del dibujo y la ilustración en España. Sin embargo su creatividad,  ingenio y, sobre todo, su perseverancia,  han traspasado fronteras. Gusta de enseñar su arte a los más jóvenes y disfruta embarcándose en nuevos proyectos que,  como él mismo dice,  aportan una visión fresca y renovadora del arte.

Su estudio es un pequeño mundo animado que da rienda suelta a la imaginación; está lleno de objetos y cachivaches, fotos que inspiran, luz natural y una chimenea a leña,  pero para Arly Jones la inspiración no avisa, por eso buena parte de sus mejores ilustraciones han llegado en una habitación de hotel o en mesas de cocina.

fotoarly1

Arly Jones por Arly Jones

Referencias

El cómic clásico, el pop art, la escuela belga, la línea clara valenciana, la psicodelia de los años 60, el dibujo animado, la ilustración comercial de los años 50… la creme de la creme.

Le gusta la tinta china, la plumilla, los pinceles abiertos, el salpicado de un cepillo de dientes e incluso el Photoshop.  Lo mejor, como él mismo dice, es mezclarlo todo. Estamos ante un arte al servicio del talento y del trabajo constante. Talentos ha tenido la oportunidad de conversar con él y de descubrir que detrás de un dibujo hay mucho, pero que mucho más.

No le gusta que le digan Señor,  aún así… preguntamos:

Señor Jones… ¿qué es el talento?
Diría que hay dos tipos de talento, uno es el que se da en personas que nacen con habilidades innatas, el otro es como una semilla que hay que mimar para crecer. Sin embargo lo que hace falta ante todo es trabajo, una determinación invencible, una buena dosis de humildad. Perseverancia, honestidad, orden y disciplina, mucha disciplina.

¿Cuando se produjo la llamada de tu… talento?
Ocurrió en Venezuela en 1997. Me encontraba fuera del alcance de un tipo de “cultura” creada para captar a la juventud como un nuevo segmento de mercado, festivales de música, moda y tecnología. En el pueblo donde vivía lo hacía aislado de todo esto, pocas cosas me distraían, unos cuantos buenos amigos y la playa todo el año. Escribía todo en un diario. En medio de aquella etapa reflexiva me di cuenta de que debía dedicarme a lo que más me gustaba,  pero que yo mismo debía ser el primero en tomarme en serio y que debía trabajar duro para no arrepentirme corriera la suerte que corriera.

¿Y como se derriban esas puertas que nos limitan y al mismo tiempo nos dan paso a realizarnos como persona y artista?
Hay muchas formas,  tantas como personas. Yo primero escuché a artistas de teatro, ballet, música clásica. Después me acerqué a gente que estaba en camino de hacer aquello que más les llenaba en la vida: su profesión. En todos ellos coincidía el esfuerzo, el sacrificio, el riesgo… así que de manera intuitiva empecé a alejarme del confort y el bienestar que me ofrecía mi propio hogar y me arriesgué. Cogí una carpeta en la que puse mis dibujos y comencé a llamar a las puertas de las editoriales, ferias del libro, ARCO… y así fue como en 1990 en  Mamá-graf me dieron una oportunidad.

Una oportunidad es lo que reclaman cientos, miles de jóvenes hoy en día y no sólo una oportunidad.
Hay que arriesgarse. Liarse la manta a la cabeza… pero se puede vivir del dibujo y la ilustración, hay que contar con una vida difícil,  pero hacer de tu pasión tu profesión compensa.

Hay quienes consideran a Arly Jones un artista de culto… ¿Te sientes un referente?
No me siento referencia de nada ni de nadie. No sigo ninguna corriente artística especial. Es importante ser fiel a ti mismo; hoy es difícil abrirte camino en disciplinas como ilustración infantil o de oda,  si no haces algo muy parecido a lo que hacen los autores de cabecera,  pero sin embargo siempre es importante aportar tu propio sello a lo que haces, sin obsesionarte  con agradar a columnistas domingueros de tendencias, ni a ciertos programadores culturales,  ni editores estrella… Un punto de rebeldía siempre es bueno.

Para Arly Jones estamos en un momento crucial lleno de enormes posibilidades para quienes tienen en el arte del dibujo su razón de ser.
Estamos en un momento interesante, hay campos como el vídeo juego que sigue creciendo y reclaman Concept Artist, también están emergiendo fuerte los libros digitales con interactividad. Por otro lado, las editoriales infantiles está muy motivadas por la conquista del mercado americano, sin perder de vista el enorme mercado en China. Se están demandando ilustraciones para moda en soportes muy variados.  No es un buen momento para el dibujo animado en España… pero sí fuera de aquí. Hay que moverse,  el mercado está ahí.

¿Y qué ocurre en España?
Es un caso curioso. Tenemos muchos artistas y muy buenos, pero no hemos sido capaces de generar industria porque nos entregamos exclusivamente al marketing agresivo. Usar y tirar. Teníamos un sello reconocible internacionalmente pero hemos ido perdiendo el encanto del arte, no hace mucho las muñecas y juguetes surgían de un breve briefing entre el propietario de la marca y un escultor o un dibujante, ahora las muñecas surgen entre un grupo de ejecutivos de marketing.

¿Escuchamos cierto pesimismo? ¿Está entonces este arte en declive?
Para nada. Realismo en todo caso. Soy de profesión esperanza. Este arte vive,  como todo ahora,  un momento de cambio. Disfruto ahora más de las propuestas de las galerías que en los 80, están más abiertas, están acercando el arte al público después de unos años en los que se habían alejado de la realidad.

Tu vives en Aspe (Alicante). Dicen que para estar metido en el mundillo y hacer carrera hay que vivir en las capitales de la ilustración como Barcelona, Bilbao, Madrid o Valencia…
No necesariamente. Decían que con Internet podrías vivir en cualquier sitio y estar conectado… es así a medias. La tecnología ha ayudado mucho en los últimos tiempos pero, para mí,  hay algo más importante,  y es  estar rodeado de tu familia después de habértela perdido durante muchos años, es algo que me gusta. El trabajo, la realización personal es muy importante,  pero la vida es mucho más y se compone de otras cosas…

Tu has dibujado por medio mundo y has publicado en revistas importantes y has colaborado en grandes proyectos como Rita y Chico de Fernando Trueba. Muchos podrían decir que tienes éxito en tu profesión…
Lo de ser reconocido es un concepto muy difuso, al igual que el de la fama o el éxito, perseguir estas cosas puede ser muy estresante e incluso destructivo. Hay que preocuparse por hacerlo bien y lo demás llega o no llega. Para mí el reconocimiento y todas esas cosas se resume en poder vivir de mis ilustraciones.

arlyfotocompo2

VISUALIZAR GALERÍA DE IMÁGENES

“Lo de ser reconocido es un concepto muy difuso, al igual que el de la fama o el éxito, perseguir estas cosas puede ser muy estresante e incluso destructivo”

Arly Jones

fotoarly2

Arly Jones nos confiesa que en alguna ocasión esta última afirmación es cierta literalmente hablando. Entre manos lleva un tiempo con un dibujo que le debe a un abogado que le llevó un asunto profesional. Este abogado le propuso este trueque y aceptó encantado. Hoy le da vueltas y vueltas a esta ilustración, lleva algunos bocetos, ha hecho hasta una fuerte labor de investigación y anuncia que será uno de sus “súper-clásicos”.

EL RETO CREATIVO…

arlyfoto4
arlyfoto5
arlyfoto6
arlyfoto7

A nuestro entrevistado se le iluminan los ojos cuando le preguntamos por el reto creativo. “Cuando el dibujo fluye es como viajar en el tiempo” nos dice.

“Hay palabras que te encienden mil imágenes”

Arly Jones

¿Y cuando no fluye? ¿Es fácil frustrarse?
No es mi caso. Siempre intento tener pensamientos positivos. Procuro que en mi cabeza se encuentre lo mejor de mí mismo, mis vivencias felices, los momentos sencillos de la vida que en mi caso rinden para muchos cuadernos. Soy inmensamente afortunado por dedicarme a hacer lo que me gusta, de vez en cuando hay que levantar la cabeza de la hoja, ver la realidad y no tomarse en serio los dramas personales. Con trabajo y perseverancia todo sale.

¿Crees que las líneas delimitan el dibujo?
Creo que eso decía una definición…..me gusta cuando la palabra dibujo se utiliza en sentido metafórico… me colecciono metáforas con la palabra dibujo, como… dibujar una sonrisa.

¿Vale más una imagen que mil palabras?
Si te refieres a los manuales de instrucciones… pues tal vez sí (nos confiesa que ha hecho muchos para marcas de cosmética) pero también hay palabras que te encienden mil imágenes…

Estamos a punto de terminar la entrevista y Arly jones se mantiene impasible, se nota que le gusta lo que hace y disfruta sobremanera hablando del mundo de la ilustración. Nos confiesa que lo que más le gusta es dar clases, descubrir nuevos genios, aprender de ellos porque el proceso de enseñar es proporcional al proceso de aprender. 

¿Qué piensas de eso que llamamos cultura?
La cultura debería ser la herencia más importante que deberíamos dejar de nuestro paso por la vida. Todavía no hemos aprendido a valorarla como debiéramos. Por desgracia tendemos a politizarlo todo a dejarlo en manos de los intereses económicos y lo exprimimos sin medida hasta que lejos de acercarnos nos enfrenta.

¿Crees que la ciencia puede llegar a ser arte?
Debería serlo. Hay mucha creatividad e imaginación en la ciencia siempre, claro, que sea para buenos fines comunes y no para los intereses de unos pocos. No necesitamos más automóviles atiborrados de tecnología, necesitamos que funcionen eficientemente con energías renovables. Ni tampoco necesitamos otro estimulante eréctil, deberíamos en lugar de eso, ponernos manos a la obra, todos a una para erradicar enfermedades, el hambre en el mundo… eso si merece ser llamado arte.

¿Qué le dirías a los jóvenes talentos?
Pues que luchar por abrirse paso en la vida dedicándote a lo que más te gusta vale la pena pero también tienen que tener claro que habrá exigencias y mucho sacrificio.

Podríamos seguir hablando con él horas y horas, ha sido todo un placer haber podido sentarnos a charlar con Arly. Nos despedimos con ganas de volver a encontrarnos, dejamos a Arly Jones solo, pensativo, pensando en…

You must be logged in to post a comment